Limpieza de ForjaFORJA MODERNA-ARTEFERRO

Las barandas de forja son elementos de protección que dan seguridad. Destacan por la resistencia y durabilidad de la forja. Para que estas propiedades se mantengan intactas con el paso del tiempo es necesario realizar unas sencillas tareas de mantenimiento y limpieza. En el post de hoy os explicamos cómo realizar la limpieza de una baranda de forja.

Barandas de forja

Las barandas de forja o también llamadas barandillas o antepechos se colocan en balcones, escaleras, rampas, divisorias, con el objetivo de ofrecer protección y seguridad a las personas que transitan por ellas.

En Arteferro contamos con un amplío catálogo de barandas de forja con diseños muy variados para mantener la estética del espacio o romper con la decoración establecida. En nuestra línea Gonzato Design encontráis barandillas de forja de diseño moderno para darle a tu hogar un toque de vanguardia. También contamos con barandas de forja de corte más tradicional o clásico para aquellos que prefieren este estilo de decoración.

baranda de forja

Balcón exterior forja ondas – REF.GD294_1

Ventajas de las barandas de forja

Optar por barandas de forja para vuestro balcón, escalera, rampa… tiene beneficios, no solo por su diseño y funcionalidad, también por su durabilidad y fácil mantenimiento. No requiere de grandes cuidados para mantener la forja en buen estado.

Cómo limpiar las barandas de forja

La limpieza de las barandas de forja nos permite mantenerlas en buen estado y garantizar su seguridad. La forja es un material resistente, pero debe protegerse del polvo, la suciedad, la humedad, la contaminación…, para evitar que estos elementos dañen la estructura de forja. La forja es muy resistente, pero debemos protegerla de la corrosión u oxidación para que no sufra daños irreparables.

baranda de forja

Paneles hierro forjado pintados en negro- REF.GD283_2

Elementos necesarios para la limpieza

Para la limpieza de una baranda de forja, solo necesitamos un paño que no suelte pelusas y un poco de agua con jabón neutro. Si se prefiere se pueden usar artículos especiales de limpieza de forja.

Explicación paso a paso

El primer paso de la limpieza de una baranda de forja, es eliminar con un trapo seco el polvo. Esta tarea debe hacerse como mínimo una vez por semana. Si eliminamos el polvo evitamos que esté se incruste en la baranda.

Una vez eliminado el polvo, limpiamos la baranda de forja con un paño ligeramente humedecido en una mezcla de agua y jabón líquido. Este paso nos permite eliminar las manchas. Es importante que no quede ningún rastro de jabón en la baranda de forja. Después debemos secarla. La humedad es enemigo de la forja. Si esta humedad penetra en el material por alguna grieta o arañazo que tenga la baranda, se facilita el inicio del proceso de oxidación. Una vez realizado el secado, la limpieza ya está completa.

barandillas forja

Cómo eliminar la corrosión de una baranda de forja

La limpieza de la baranda de forja nos permite observar si la barandilla tiene algún tipo de grieta, arañazo, golpe que puede ocasionar el inicio de la oxidación. Si durante esta limpieza observamos algún desperfecto de este tipo, es fundamental actuar rápidamente para que el proceso no vaya a más.

Frenar la oxidación y reparar los daños es necesario. Actuaremos lijando la zona para eliminar todo el óxido o corrosión. Una vez lijada y limpiada la zona, debemos aplicar el barniz o pintura especial que protege la forja del sol y la humedad. Dejamos secar el barniz y una vez seco, pintamos del color elegido con pintura especial para forja.

En Arteferro añadimos una capa de zinc sobre la forja, proceso que se conoce como galvanizado. Con este tratamiento se refuerza la protección contra la humedad y los factores adversos que dañan la forja. Este proceso es conveniente realizarlo, sobre todo, en barandas de forja que vayamos a situar en espacios al aire libre, que son más susceptibles por su exposición a la contaminación, climatología y humedad.